Browse By

Cansada de discutir (No hay mujer más bella que aquella que lucha por su vida)

Te marchaste luchadora

cansada de discutir,

pero no estuviste sola,

yo estuve cerca de ti.

Te acompañaba de noche

rezando al Dios de los cielos,

para que no te abandone

diciendo que yo te quiero.

Tú nunca fuiste cobarde,

te peleaste mil veces,

demostraste tus agallas

con tu sonrisa presente.

¡Te has marchado, amiga mía!

Y a mí me queda la pena

de no ganar la partida

sabiendo que fuiste buena.

Quisiera yo regresarte

para besarte en la cara,

para decirte: te quiero,

mi luchadora del alma.

Te fuiste sin esperarlo

por no ganar la batalla,

pero yo a ti te prometo

no tirar más mi toalla.

Tu sonrisa me mantiene

como el árbol levantada,

yo lucharé por si viene

a por mí de madrugada.

Levantaré yo mis manos

si veo que me hace falta,

y le diré que me marcho,

tú no me clavas las garras.

Esta es la dura batalla

que yo tengo por destino,

y tengo que pelearla

para ganar a este bicho.

Hay genios que estudian siempre,

poniendo todo su empeño,

para curar a la gente

que tiene enfermo su cuerpo.

Yo lo tiré de mi nido.

Y tengo que agradecerles

a quien quiso conseguirlo

librarme a mí de la muerte.

 

Con todo mi cariño a las luchadoras que se fueron y las que luchamos por la vida

Antonia Navarrete Lebrato

Agosto 2016


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *