Browse By

“La realidad del humor en Gin”, Jesús Millán Muñoz

GinEl humor gráfico es un género del arte plástico y literario que está infravalorado. No todas las obras en este género de todos los autores son geniales, pero este arte está por descubrir.

Gin o Koke, dos de los seudónimos con los que firmó sus obras, Jordi Ginés Soteras, Barcelona, 1930, Sitges, 1996 ha sido y debe seguir siendo considerado como uno de los grandes humoristas gráficos de la segunda mitad del siglo veinte, llena de vericuetos sociohistóricos y políticos. 

Quizás, entre todos tengamos que realizar un esfuerzo de mayor comprensión del fenómeno del humor y del humor gráfico en particular, de la caricatura y del cómic. Opino si los museos sobre el humor y el cómic de cada territorio uniesen fuerzas y sinergias podrían conseguir objetivos y fines que todavía no se han alcanzado. El humor gráfico merece estar en los Museos de Arte Contemporáneo –al final es dibujo-, y no solo en los específicos, deben intentar estar los dibujos originales, al menos algunos, en las Casas de Subastas, y, deben crearse galerías de arte, específicas que vendan humor gráfico, tanto galerías con soporte material o físico, como virtuales.

A partir de ahí, de todas estas realidades, ya empezadas, pero más desarrolladas, hay que intentar, que algún humorista gráfico mundial o historietista, obtengan Premios Internacionales de Arte importantes, e, incluso Nacionales, por ejemplo, el Leonardo Da Vinci, los premios nacionales del Arte, en distintos países solo lo otorguen a algún autor del cómic o de la viñeta –no solo a pintores, arquitectos, escultores…-, y, mirando siempre, si alguna vez, el Premio Nobel de Literaturapor los textos escritos -que llevan implícitos muchas viñetas-, un día, se lo ofrezcan a uno de estos especialistas mundiales, acaso Mingote o Quino o Schulz no se lo habrían merecido…

He comenzado este melón de columna periodística con este preámbulo, porque creo es esencial para entender-comprender el humor y el humor gráfico, especialmente, a nuestro autor, Gin. He indicado que igual que no todos los poetas, ni todos los poemas que se escriben son geniales, no todos los humoristas gráficos, ni todas las viñetas que hacen, a lo largo de décadas son geniales. Pero no cabe duda que el humor gráfico dispone de muchas dimensiones y perspectivas que podríamos estudiar y analizar, entre otras las literarias, las plásticas, las filosóficas, las económicas, las políticas, las sociales, las culturales, las religiosas… Toda la realidad humana, existe en una viñeta de diez centímetros de lado. 

Pienso-estimo-creo-opino que en todo este trabajo de revalorización ya ha empezado, ya se están realizando Trabajos Fin de Grado, Tesis Doctorales sobre estas temáticas. Pienso que desde la universidad, deberían valorarse-revalorizarse este modo de expresión, no solo desde el periodismo, sino desde el resto de saberes que hemos indicado, y, otros. Al final, en una viñeta se puede sintetizar un artículo de opinión, y, en una viñeta puede estar condensado un editorial. Y, en el mundo, aquí en España, Mingote, ha estado en la primera página de ABC, varias veces, pero en el mundo otros autores.

Dicen que Stalin, en plena guerra mundial, los alemanes asediando Moscú, llamó a un caricaturista-viñetista ruso, que por cierto su hermano había sido muerto por los mismos soviéticos, para que le hiciese una tira de humor gráfico para animar a los rusos frente a los atacantes. -Nos imaginamos el miedo y el temblor que llevaría en su alma-corazón-mente-carne-cuerpo-nervios que arrastraría dicho humorista ante el Máximo dirigente-.

Es decir, el humor tiene muchas dimensiones y perspectivas, pero desde luego está infravalorado, se ha utilizado, y, se sigue haciendo para publicidad y para propagandapara reír y sonreír y para criticar. El humor tiene muchas dimensiones o géneros o subgéneros –como ustedes deseen-, no solo el gráfico, sino también el oral, el chiste en la calle, el teatro, el cine, en la literatura, televisión, radio, etc.

Un fenómeno de tan enorme complejidad, lo hemos simplificado los seres humanos, apenas dándole importancia. Cierto es que el interés en estos últimos lustros está aumentando en el mundo. Me pregunto, si las docenas, pienso, que cientos de museos del humor y del cómic en el mundo, habrán pensado unirse y asociarse para conseguir fines comunes. Si a través de lo virtual, podrían tener conferencias entre los responsables y equipos de dirección para fijar puntos en común, metas, líneas a conseguir, fines dentro de la legalidad y la moralidad. Estimo que existe en el horizonte un enorme paisaje de riqueza cultural, que seguirá naciendo y evolucionando, ahora también el humor instalado y materializado y publicado en Internet, y, también una enorme riqueza de recogida de material de siglos anteriores, porque al menos, podemos indicar una existencia de varios siglos, en el papel, en las hojas volanderas, en los pliegos, en periódicos, en gacetillas…

No acabo de entender y comprender, ahora que existen más o menos mil periódicos digitales en nuestra sociedad, de todo tipo y de todas las audiencias, una parte importante de ellos, no tienen secciones de viñetas y de humor, unidas y relacionadas con las de opinión. No entiendo y no comprendo, ahora que no hay limitaciones del papel. Por qué los equipos de redacción y directores y promotores de estos medios de difusión actuales, incluso de Webs de radios y televisiones, que ya disponen, de semiperiódicos digitales, no hacen lo mismo.

Pienso que para comprender-entender nuestra sociedad, en la segunda mitad del siglo veinte, es absolutamente necesario, entre otros medios y modos, acceder a las viñetas de Gin. Invito aquí, que en la medida que se pueda, en Internet hay bastantes viñetas de nuestro autor. Sugiero a periódicos digitales, que en la sección de opinión, publiquen humor gráfico realizado por artistas de hoy, pero también, publiquen, respetando los derechos de autor, de autores de hace un siglo o de hace cincuenta años. Veríamos y percibiríamos, que aunque han evolucionado las estéticas, algunos problemas, siguen siendo los mismos o semejantes, generación tras generación. Aquí, rompo-levanto-alzo mi pequeña lanza-estandarte-bandera de palabras en honor de Gin.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *