Browse By

Carta Abierta al Director

DirectorMi nombre es S.C.P. y les escribo como miembro del tribunal A4 de las oposiciones de secundaria de la especialidad de economía.

El motivo de este escrito es para presentar una queja formal y denunciar la mala organización y las deficiencias del sistema de oposiciones de este año en mi especialidad, al menos. Por eso, quiero relatar desde mi experiencia lo ocurrido para que el opositor y la sociedad tome conciencia de lo que ocurre desde el otro lado.

En primer lugar, el desconocimiento. Como vocal de tribunal, pensaba que iba a estar más informado acerca del proceso. Durante las semanas previas al primer examen se nos convocó y desconvocó varias veces a varias reuniones telemáticas que, al final, solo acudió la presidenta y, en ocasiones, la secretaria. Con lo que el resto de vocales y yo llegamos al día 22 de mayo sin haber tenido ninguna formación previa directa por parte de la Conselleria.

En segundo lugar, la subjetividad. Desde la comisión hemos recibido en un folio (ni se han molestado en darnos un archivo editable) una rúbrica con unas líneas generales a seguir para corregir el tema, que podría servir para cualquier tema y me atrevería a decir que también serviría para otra especialidad. Me sorprendió el poco trabajo realizado por la comisión. Las instrucciones dadas eran que los miembros del tribunal deberíamos concretarla y darle puntuaciones. ¿Y qué pasa si nosotros damos más peso a los autores y a la actualidad que al contenido? ¿Qué pasa si otro tribunal hace lo contrario? Que el azar decide si una persona saca un 7 en nuestro tribunal o un 3 en el de al lado. En mi opinión, no puede haber tanta subjetividad. Las rúbricas debieran ser comunes para todos los tribunales y así se unificarían criterios.

En tercer lugar, los temas. Antes de formar parte del tribunal pensaba que la administración proporcionaría los materiales para evaluar su propio proceso. Pues no es así, debemos de buscarnos la vida en conseguir temas más o menos actualizados y corregir en base a ellos y nuestro criterio. ¿Y qué pasa si nos hacemos con los temas de una academia o un preparador y de otros no? ¿Qué pasa si no encontramos temas actualizados? En mi caso aprobé las oposiciones recientemente y dispongo de los materiales de un preparador específico de la especialidad, así como mis compañeras. ¿Entonces es este señor el que dicta el guion de lo que está bien y lo que está mal? Vuelvo a insistir en que lo haremos lo mejor posible y que tenemos criterio, pero no nos engañemos: Sabemos mucho menos que alguien que lleva todo un año estudiando y preparándose, ese alguien que lleva mucho tiempo apostando tiempo, dinero y mucho esfuerzo para tratar de superar este proceso.

Y, por último, el examen práctico. Lo teníamos impreso a las 8:30 y a las 8:35 nos hicieron corregir a mano tres errores que tenía el examen y que demuestra que la persona que elaboró el examen en castellano usó el traductor a valenciano. El traductor había cambiado Y por I en varias fórmulas y no se había ocupado de revisarlo. Todo un ejemplo de poco bilingüismo y falta de responsabilidad y profesionalidad en la comisión de selección.

El miembro de la Comisión acudió con prisa y nos sugirió que cambiáramos a manos los errores que se habían detectado. Esto, además de hacernos cómplices y responsables de más posibles errores al retocar a mano el examen, nos causó desorden, desasosiego y nos hizo retrasarnos para el llamamiento de l@s opositor@s.

Otro error del examen fue no tener los apartados a,b,c,d… seguidos de forma correcta, que puso nerviosos a varios opositores, pero el más grave apenas pasó desapercibido.

En uno de los ejercicios se pedía calcular el periodo y el nivel de producción de una función cuando debía de pedir el precio. Nos dimos cuenta que estaba escrita la palabra periodo en lugar de precios tanto en castellano como valenciano, con lo que el error no era esta vez por el traductor, sino a un despiste o, simplemente, a la incompetencia. El error fue descubierto debido a una pregunta que realizó un opositor una vez habían pasado más de dos horas y el miembro de la comisión nos recomendó ocultarlo, pues ya había abandonado gente el examen y eso causaría problemas.

Como miembro de un tribunal quisiera poner en conocimiento esta falta de respeto hacia l@s opositor@s y reclamar responsabilidades a los miembros de la comisión.

Quisiera reclamar rúbricas únicas y concretas para cada tribunal y, por qué no, para cada tema. Quisiera reclamar que se nos entreguen algún tipo de material con los contenidos que hemos de evaluar y, por supuesto, quisiera reclamar responsabilidades a quiénes hayan participado y decidido el despropósito de hacer coincidir las oposiciones con el final de curso. Esto hace que seamos peores docentes, padres, madres, parejas y, por supuesto, peores tribunales.

El sistema pide la excelencia a los opositores, pero la organización y las personas que realizan los exámenes no estamos a la altura de lo que se exige.

S.C.P.
Miembro del Tribunal A4 de Economía


There is no ads to display, Please add some

2 thoughts on “Carta Abierta al Director”

  1. Ana says:

    La verdad, cuando en un tribunal de oposición uno de sus miembros escribe «l@s opositor@s» da miedo. Ni el castellano básico sabe. Y con todo lo que cuenta, el miedo se convierte en pánico.

    Yo lo tengo claro : esto es un mecanismo para que los que entraron como interinos sin ningún criterio de mérito o capacidad, se conviertan en funcionarios. Y en manos de gente así, queda la educación de la siguiente generación.

  2. ASR says:

    Yo tambien he sido, soy todavia, miembro de un tribunal. Y firmo y rubrico lo que este señor dice. Las oposiciones, en mi especialidad, en la comunidad valenciana esconden una politica neoliberal basada en consignas subjetivas que no valoran el esfierzo y el sacrificio que suponen, una especie de solucionismo politico en el que esá embarcado este gobierno mientras demuestra sin ruborizarse que el ciudadano, en este caso opositor o miembro de tribunal con conciencia, les importa un bledo.
    ¿Donde esta el gobierno progresista? Los criterios seleccionados para evaluar y calificar a los opositores, estoy pensando en muchos de nuestros jovenes, ha querido ser, sobre el papel, un metodo de distincion de meritos y capacidades pero ha resultado en la realidad ser tan vulgar y falto de rigor quer solo ha hecho aumentar la percepcion que tenemos sobre la incapacidad manifiesta de quienes nos gobiernan.

Responder a Ana Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *