Casino Online Betway

Browse By

El Día Internacional de la Mujer

día internacional mujerEl otro día estaba comprando yo, en un autoservicio de mi barrio el jamón serrano para mi cena, cuando vi a una joven mamá colocarse detrás de mí. Iba con sus hijos pequeños aún.

Para entretener a la chiquilla, que hacía gestos de aburrimiento supremos, le pregunté por su nombre. Y lo que le gustaría ser de mayor. Me respondió sin dudar, que maestra, y luego jueza. Ahí es nada. El hermanito, sólo quería ser futbolista. Y me hizo pensar mucho, esta dicotomía sexual, a la hora de pensar en nuestro porvenir en la última etapa de nuestra infancia.

Curiosamente, desde que hemos entrado en el mercado laboral, casi todas las niñas a las que les formulo esta pregunta, me responden lo mismo: que quieren trabajar en una muy buena profesión. Casi todas, se inclinan por ser maestras, por aquello de la admiración y emulación de la adulta que las está formando y enseñando.

Pero luego salen a relucir las verdaderas vocaciones, de médicas, abogadas, juezas, policías, enfermeras… Mientras que ellos sueñan con ser el nuevo Messi, pero español. Muy curioso, ¿verdad?

Realmente no encuentro una explicación plausible a esta curiosa dicotomía de carácter psicólogo-sexual. Pienso yo que es el exceso de unas hormonas frente a las otras, lo que nos lleva a madurar de unas formas tan dispares y discontinuas.

Es decir, que la abundancia de testosterona en los niños, les lleva a dar patadas en los balones de futbol. Y por el contrario, una superabundancia de estrógenos y progesteronas, nos lleva a nosotras a planificar nuestras vidas, a unas edades bastante tempranas. ¡Y ole nuestros ovarios al hacerlo!

Luego ya será la vida la que nos vaya indicando nuestros verdaderos caminos, cuales son. Y veo en la tele, que cada día son más las adolescentes que ya se inclinan por carreras técnicas. Ignoro ahora la composición de las aulas universitarias, y de la formación profesional de grados superiores.

Pero me da que cada vez son más las jóvenes, que están perdiendo el miedo a estudiar unas ingenierías del tipo que sean. Y es bueno que así sea. Mientras que a las niñas y a las adolescentes españolas, les dé por seguir estudiando, lo que sea, nuestro futuro está garantizado. Y término haciendo mías, las primeras estrofas del himno francés: ¡Adelante, muchachas, que la Patria es vuestra! Pues eso.

Amparo Gimeno Pastor


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *