Casino Online Betway

Browse By

EN ALICANTE ¡FINO CAÑERIAS, POR FAVOR!

fino cañeríasHace unas fechas en un lugar de Alicante de cuyo  nombre si me acuerdo se me abdujo para cenar en un restaurante oriental.  Tan oriental que si tienes más de 50 años o poca, nula,  experiencia en ellos   tienes que pedir, por favor y por Tutatis,  información  previa sobre los ingredientes  de cada plato  antes  de  solicitarlo. En cuanto te lo  sirven,   te invade, como profecía que se cumple a sí misma,   una especie de decepción a la par que sana desconfianza,  parecida a la que sienten los votantes de Ciudadanos en este país, al comprobar que lo pedido, lo explicado y lo servido tiene poco parecido.

Antes de dar el primer bocado  solicite agua del grifo: una jarra de “fino cañerías”  para acompañar  tan orientales viandas  La camarera en ese momento me miro como desvaída adornándose con una mueca de incredulidad a la que acompañó  de variados gestos  intentando disimular su perplejidad. Comprendo que  una botella de agua (en plástico la mayoría de veces) es un negocio -visitar para entenderlo el Oceanográfico de Valencia-.  El asunto es que la camarera solicitó la presencia de su superiora  y tal señora se pasó un rato intentando convencerme de la mala calidad del agua de grifo de Alicante en general y aledaños en concreto. Y claro uno tiene su corazoncito. Al final en roman paladino le indique que si no me servía agua del grifo me levantaría y me iría. Lo entendió. Es más, me quede con ganas de explicarle que en Alicante, y aledaños, el agua no es que sea mala es que es escasa. Tampoco es que entrase en su restaurante a pedir solo un vaso de agua  del grifo como hacía en cualquier bar cuando era niño. Y cobrármela, siendo un cliente,  sería como cobrarme el acceso al aseo, donde por cierto se gasta mucha más agua  que la que se puede pedir para beber.

Tengo mis motivos para  consumir agua del grifo. En primer lugar  porque favorece la protección de un bien común, un bien primordial reconocido por las Naciones Unidas. Bebiéndola y solicitándola pongo de manifiesto mi derecho a su  acceso universal y a su saneamiento y exijo  su función social y ambiental  al mismo tiempo que  denuncio  su  mercantilización, su  trasformación en un recurso  que genera grandes beneficios solo para las empresas embotelladoras y algún que otro intermediario. Estas  controlan nuestros  acuíferos mientras perdemos  su control público y la citada función social a la que está destinada. Que le pregunten sobre la sobreexplotación y el derroche de sus acuíferos a la  aguerrida y yeclana Plataforma Salvemos el Arabí y Comarca, por ejemplo, en pleno levantamiento del hacha de guerra, luchando por acuíferos  que pertenecen no solo a Yecla sino a Caudete, Villena, Pinoso o Almansa,  entre otros. Tal fenómeno de sobreexplotación  supone, por un lado, la destrucción  de los ecosistemas por parte de conocidas  multinacionales agroalimentarias. Y por otro la perdida de sostenibilidad y de futuro para nuestros hijos.

El agua del grifo  es  más saludable, tiene más controles   microbiológicos y químicos que el agua embotellada. Esta última está regulada por la Ley de Minas y no por la Ley de Aguas que es más estricta con  su calidad. Hoy se sabe que el 100 % de las aguas embotelladas en plástico analizadas (véanse las investigaciones  de Nicolás Olea)  presentan disruptores endocrinos –Bisfenol-A– en su composición y casi   el 94 % presentan   micropartículas de plástico, que acaban en nuestro organismo,  procedentes ambos  del envase, del proceso de embotellamiento y de las características de la gestión posterior a su  embotellamiento (tiempo de contacto agua-plástico, temperatura ambiental, exposición al sol, etc).

Beber agua del grifo reduce los  residuos. Los más de  3.500 millones de botellas de plástico  que los españoles generamos al año están ocasionando un grave problema ambiental del que numerosos medios de comunicación se han hecho eco. El 50 % de los mismos termina en vertederos, sin reciclar y otros muchos acaban alimentando  las enormes extensiones –giros subtropicales-  que  flotan en el mar y van depositándose en  el fondo lentamente. Cada año se depositan  unos 8 millones de toneladas (microplasticos)  que al final terminan  en la cadena trófica instalándose en la cadena alimentaria de la cual formamos parte.

Algunos son consecuentes y  creen que  el consumo de agua de grifo pasa por aumentar la información y la concienciación ciudadana sobre los aspectos aquí tratados. Una ciudadanía con tales características  aumentaría la presión y la demanda social sobre las instituciones públicas y sobre los establecimientos de restauración para que ofreciesen   prioritariamente agua de grifo.

Sabemos que hay países europeos con legislaciones que obligan a servir  agua de grifo en la hostelería mientras que en España solo algunas autonomías han iniciado este proceso (Andalucía, Baleares, Navarra y Cataluña). Pensamos que deberían ser las instituciones autonómicas y locales, sobre todo,  las que deben fomentar el consumo de esta agua.

El gobierno municipal surgido de las recientes  elecciones debe acordar medidas que vayan en la dirección sugerida. La iniciativa  ha de estar dirigida a implicar a las   familias, a los colegios e institutos y resto de instituciones académicas y a los empresarios de la hostelería, la restauración y el turismo. El mismo consistorio debe implicarse gestionando actividades como las que despliegan aquellos municipios acogidos a la marca de calidad ProGrifo, lanzada por la Asociación Española de Operadores Públicos de Abastecimiento y Saneamiento. Esta marca  identifica a los ayuntamientos y empresas (incluidas las de turismo,  hostelería y restauración)  que defienden el consumo responsable de agua pública de grifo. El consistorio alicantino debe  marcarse  objetivos  como  incrementar el acceso gratuito al agua potable  en los recorridos y lugares habituales por los que transita o acude la población en sus actividades cotidianas de trabajo, ocio o deporte;  optimizar la red de fuentes de agua potable, en la vía pública y en los espacios abiertos y en los edificios e instalaciones que gestiona, así como facilitar su incorporación en otros de carácter privado. Además otros objetivos deben trasmitir las cualidades y la idoneidad de la titularidad pública de la misma para, a su vez, favorecer que la población se identifique y se sensibilice con su correcto uso.

Incluso hay ayuntamientos que realizan  repartos sistemáticos   de botellas de cristal  a los vecinos; instalan fuentes dispensadoras de agua gratuita conectadas a la red de abastecimiento público en las dependencias municipales y en las académicas  y, dan ejemplo, disponiendo  para quien quiera  botellas o decantadores de cristal  y vasos del mismo material para su uso en las sesiones de plenos, en las juntas locales de gobierno, ruedas de prensa o cualquier acto público. Es más, hay ayuntamientos en este país  que  tienen aprobado un mínimo vital de agua (estimado en cien litros por persona y día) que permite subvencionar a las personas o familias en exclusión social. La nueva etapa municipal debe, ante todo, dar una inexcusable solución  al problema social de muchas familias sanvicenteras.

En Alicante y sin querer enmendar la plana a nadie, la corporación municipal, a falta de una norma superior que provenga de la Generalitat Valenciana, debe establecer sus propias normas. Una de ellas, ha de  pasar por establecer que en los establecimientos de restauración  se ha de ofrecer  a los clientes agua del grifo, fresca y en recipiente de cristal y los vasos del mismo material para su consumo, de forma gratuita y complementaria a la oferta del propio establecimiento. Los municipios que se convierten en Comunidades Azules, otro dia tocaremos este tema,  adoptan resoluciones para reconocer el acceso al agua y a su  saneamiento, públicos, como derechos humanos.

No sé si algún día, por propia voluntad, volveré al citado restaurante. Nunca se puede decir de este agua embotellada  no beberé,  ese cura no es mi padre  o si alguien  algún día  volverá a votar a Ciudadanos.

Adrián Martínez
Miembro de la Coordinadora estatal de Recortes Cero


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *