Browse By

El Consultorio de La Hoya, acoge una sesión sobre nutrición

  • 40 ciudadanos asistieron a la charla denominada “¿Sabemos lo que comemos?”
  • La sesión fue impartida por Médicos Internos Residentes de Medicina Familiar y Comunitaria del departamento
  • Se habló de la importancia de la dieta mediterránea y se desterraron falsas creencias en torno a la alimentación
  • El pasado 1 de junio, el consultorio auxiliar de La Hoya, adscrito al centro de salud del Pla del Departamento de Salud Elche-Hospital General, acogió una sesión informativa para los ciudadanos sobre nutrición.

    En concreto, la sesión se denominó “¿Sabemos lo que comemos?”, y en ella se abordaron claves sobre la alimentación en la sociedad del siglo XXI. Al acto asistieron unos 40 vecinos pedáneos, que participaron de forma muy activa, realizando numerosas preguntas en el transcurso de la misma.

    Las personas encargadas de organizar e impartir la sesión fueron Sussette Angell, Javier Ramírez-Gil y Asunción Samper, Médicos Internos Residentes de Medicina Familiar y Comunitaria del departamento de salud, en colaboración con la tutora docente, la Dra. Ángela Carrera.

    Importancia de la dieta mediterránea

    La actividad comenzó con la intervención de la Dra. Angell, que explicó las claves de la cocina mediterránea, caracterizada no sólo por la riqueza y variedad en alimentos frescos y el aceite de oliva.

    “Esta dieta va más allá, y, en realidad forma parte de un estilo de vida, en el cual cobra importancia el hecho de dedicar tiempo a comer, hacerlo de forma tranquila y disfrutar de los alimentos con “mesa y mantel”, algo que, en ocasiones resulta muy difícil, dadas nuestras rutinas diarias”, explicó la especialista.

    Señaló también que en la medida de lo posible, es deseable evitar los productos procesados y precocinados, dando las claves para la lectura y comprensión de las etiquetas alimentarias, algo que recomendó hacer con frecuencia.

    La segunda parte de la sesión estuvo dedicada a mitos sobre alimentación y alimentos funcionales o “alimentos-medicamento”. El Dr. Ramírez-Gil abordó la medicalización de la alimentación, poniendo como ejemplo anecdótico lo difícil que resulta hoy día comprar, en cualquier supermercado, un yogur “normal”.

    “Tenemos que elegir si queremos que nos baje el colesterol, fortalezca los huesos o ayude a hacer mejor la digestión”, como señalan algunos expertos.

    En no pocas ocasiones, pese a los intentos de regulación por parte las autoridades sanitarias europeas, la publicidad que aparece en los alimentos se basa en pruebas no suficientemente contrastadas. Además, desterró algunas falsas creencias, como la nocividad del gluten en la población general, o que la leche totalmente desnatada sea más saludable que la entera (ya que por el camino se pierden nutrientes importantes, como las vitaminas liposolubles que contiene).

    Finalizó relativizando cuestiones relativas a las grasas, que deben estar presentes en una dieta equilibrada, y al colesterol, explicando que, en general, tiene mucho mayor impacto sobre nuestra salud no fumar, mantenerse físicamente activo y comer adecuadamente (cuidando especialmente la ingesta de azúcares de absorción inmediata).

    La actividad concluyó con la cuestión de los azúcares ocultos en la dieta, un tema que está recientemente sobre la mesa a raíz de algunas iniciativas por parte de nutricionistas.

    La Dra. Samper explicó que “en adultos, los azúcares de absorción inmediata no deben suponer más de 25 gramos al día, lo equivalente a unos 6 terrones de azúcar”.

    La especialista ilustró gráficamente el contenido en azúcares ocultos de varios alimentos de consumo cotidiano, como cereales o zumos de brick, mostrando su equivalente en terrones, lo cual sorprendió de forma considerable al auditorio.

    Para concluir, hizo un llamamiento al empoderamiento ciudadano, para exigir la introducción en nuestro país de la llamada “Normativa del semáforo”, que ya está vigente en otros países, como Reino Unido y consiste en la aparición, en el frontal de los envases, de la identificación de su cantidad de azúcar, grasas y sal, para ayudarnos a llenar, de una forma rápida e intuitiva, la cesta de la compra de la forma más saludable posible.

     

     


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *