Browse By

PROYECTO “NO MÁS VIDAS ROBADAS NI PERSONAS ANULADAS”

A escasas semanas de finalizar el curso académico 2016-2017 el Proyecto “No más vidas robadas ni personas anuladas” deja estas cifras:

  • 6.000 km recorridos a través de 33 municipios de las diferentes comarcas de la provincia de Alicante.
  • El proyecto ha visitado 40 colegios y 36 institutos.
  • Más de 12.000 alumnos y unos 570 padres y profesores han recibido las charlas.

En abril de 2016 nació el proyecto “No más vidas robadas ni personas anuladas” de manos de Óscar Sánchez Ruiz, agente de la Policía Local de Elche.

Nos encontramos ante un proyecto que surge como medida de prevención y sensibilización ante los incesantes y alarmantes casos de acoso escolar y ciberacoso que vienen sufriendo un gran número de jóvenes en nuestra sociedad.

Se trata de una iniciativa solidaria, pionera e innovadora en el campo de la prevención con la que se pretende unir y coordinar a los diferentes municipios que integran todas las comarcas de la provincia de Alicante en su trabajo de prevención y erradicación del acoso escolar.

Es el único proyecto a nivel nacional que está llevando una única persona en su tiempo libre, de manera altruista, con sus medios materiales y recorriéndose todos los municipios de la provincia donde reside.

Unos 6.000 km recorridos entre los 33 municipios de las diferentes comarcas de la provincia de Alicante que han acogido este proyecto: Aspe, Formentera del Segura, Callosa del Segura, Benijófar, Algorfa, San Isidro, Monforte del Cid, Novelda, Ibi, Benissa, Benitachell, Catral, Muchamiel, Crevillente, Campello, Daya Nueva, Elche, Ondara, San Juan, Cox, San Fulgencio, Pinoso, Jávea, Alicante, Monóvar, Agost, Albatera, Teulada, Villajoyosa, Guardamar del Segura, Granja de Rocamora, Redován y Los Montesinos.

Recién cumplido un año son más de 12.000 alumnos de 40 colegios y 36 institutos los que han recibido las charlas, además de unos 570 padres y madres los que han asistido a las charlas-coloquio sobre acoso escolar, redes sociales e internet.

Este proyecto se desarrolla en los centros educativos, colegios e institutos, ya que son un contexto privilegiado para trabajar tanto la prevención de conductas agresivas como las estrategias de comunicación educativa, promocionando una serie de valores universales tales como la solidaridad, el respeto, la igualdad y la cooperación.

Esta iniciativa se basa en una metodología práctica que se centra en dar protagonismo a las personas implicadas (acosadores, víctimas y testigos) para comprender los motivos por los que ocurren estos hechos además de facilitarles el uso de la palabra y la posibilidad de dialogar sobre las diferentes posturas que adoptan hoy en día los jóvenes.

Una de las peculiaridades de este proyecto es que se asume desde el comienzo un firme compromiso con todos los centros educativos de mantener un contacto directo para que la actuación preventiva no quede limitada a una charla al año.

Una vez finalizadas las charlas, desde este proyecto se animan a los centros educativos a que sigan trabajando por la igualdad y sensibilización así como manteniendo vivo el espíritu la prevención a través de actividades relacionadas con la lucha contra el acoso y ciberacoso tales como concurso de relatos, concurso de cómics, realizar obras de teatro, etc.

No se trata de un proyecto que se base en una única charla al año, se trata de una iniciativa que conjuga diversas actividades pioneras en la prevención del acoso escolar como “El refugio”, “Buceando en el acoso”, “El patio de nunca jamás”, concurso de cortometrajes “El acoso, aunque corto, cuéntalo”, escuela de padres y madres, etc.

Hay una urgencia por prevenir todo tipo de actos violentos pero a veces se nos escapa escuchar a los jóvenes, con la metodología de estas charlas se les concede ese espacio que ellos necesitan pretendiendo que sean lo más prácticas posible dándoles ese protagonismo a los alumnos a través de la palabra para poder atender sus dudas y poner en orden ciertos comportamientos o actitudes para conseguir que sean socialmente competentes.

La pérdida de seguridad y confianza repercutirá de forma negativa en el desarrollo de la personalidad de los adolescentes, de ahí que una de las finalidades de estas charlas sea la de facilitar a los alumnos herramientas tanto para detectar como para saber desenvolverse en un supuesto caso de acoso escolar o ciberbullying en el papel de víctima o testigo así como de ayuda en los casos de ser el acosador.

A través de este proyecto, se les ofrece la posibilidad de que utilicen el diálogo y los debates en grupo para poner en orden ciertos comportamientos o actitudes, de ahí la importancia de que los alumnos participen de manera activa y se sientan parte esencial en la solución del problema.

Es imprescindible avanzar en el ámbito de la prevención con el objetivo de erradicar las conductas violentas que tienen como víctimas específicas a alumnos de cualquier centro educativo.

La charla comienza con la actividad “El refugio” que busca establecer un sociograma a través de preguntas muy básicas y que son contestadas por los alumnos de manera anónima donde se valoran aspectos que van relacionados con la convivencia en el aula, el trabajo en equipo para conseguir objetivos y el tiempo de ocio fuera del centro.

De las contestaciones se obtiene información muy útil que es entregada a los tutores de cada grupo. Con esta primera toma de contacto se podrá evaluar si existe algún alumno que está siendo excluido de clase o detectar si existe algún caso de acoso dentro de la comunidad escolar. Son unos datos muy valiosos que pueden proporcionar ciertos patrones de conducta alertando al centro sobre casos de exclusión o marginación.

En el caso de producirse cualquier tipo de indicio de estas características tanto los tutores como los profesores podrán actuar a tiempo y reconducir esas conductas para evitar que el alumno que está siendo excluido pueda ser víctima de acoso.

Una de las ideas principales es que los alumnos comprendan y entiendan que el acoso sólo tiene cabida si dejamos de lado a algún compañero ya que lo estamos anulando sin darnos cuenta y debilitándolo con ese simple gesto.

La función preventiva de los compañeros en estos casos es primordial ya que son los primeros en detectar y tener constancia de un episodio de acoso, de ahí que deban actuar sin demora, protegiendo a la víctima y dando aviso a los responsables del centro educativo.

Se pretende que los alumnos entiendan y comprendan que el hecho de marginar en clase o de excluir a compañeros de la comunidad escolar puede ser el comienzo de un episodio de acoso escolar. Para evitar esas conductas se trabaja la empatía con los alumnos así como hacerles ver la importancia de trabajar en equipo y comportarse como un grupo sin fisuras donde no tenga cabida ningún tipo de desigualdad o discriminación.

Se les invita a los alumnos a interactuar en las charlas con supuestos prácticos de situaciones que pudieran surgir en su convivencia del día a día y se hace hincapié en el uso de la palabra, el diálogo y la mediación en los conflictos que pudieran aparecer en la comunidad escolar. Se pretende que los alumnos, aparte de la información sobre la problemática del acoso y las redes sociales, sepan defenderse y hacer frente a las adversidades e injusticias de la vida.

La pérdida de seguridad y confianza de un alumno al ser excluido de su grupo de iguales repercutirá de forma negativa en el desarrollo de su personalidad, de ahí que una de las finalidades de estas charlas sea la de facilitar a los alumnos herramientas para saber desenvolverse en un supuesto caso de acoso escolar o ciberbullying tanto en el papel de víctima o testigo así como de ayuda para corregir esas conductas violentas en los casos de ser el acosador.

La adolescencia es una etapa de la vida especialmente importante para detectar e identificarse en la lucha contra las desigualdades y con estas charlas se pretende ayudarles a adquirir una serie de creencias y sistemas de valores que les hagan forjar una sana identidad propia.

La explicación de los diferentes apartados de los que consta la charla se ven reforzados con el visionado de varios cortometrajes sobre la materia así como acercando la realidad del asunto con la proyección de secuencias de varias películas en las que se refleja a modo práctico la teoría expuesta.

Tanto las charlas como los talleres que se llevan a cabo dentro de este proyecto con los jóvenes tienen presente que el objetivo principal es el aprendizaje de una sana gestión emocional para controlar emociones negativas tales como la ira, el rencor, el resentimiento, la venganza, etc.

El fenómeno del acoso escolar y el ciberbullying están experimentando una tendencia a la alza en los centros educativos y es una realidad que se extiende a una velocidad de vértigo.

Prueba de ello son los casos de acoso escolar que se están descubriendo durante el desarrollo de las charlas y talleres. Son varios los episodios de acoso que durante esta experiencia están saliendo a la luz y que han sido contados en primera persona por las víctimas. Ante la oportunidad que se les brinda durante el transcurso de las charlas, los alumnos que estaban siendo acosados tuvieron la fortaleza necesaria y dieron la voz de aviso, dando pie a los centros de movilizar los medios a su alcance para poner fin a esos casos que de no haberse tenido constancia podían haber terminado en un trágico final.

También se ha tenido conocimiento de varios alumnos que sufrieron en cursos anteriores episodios de acoso escolar en los centros de donde proceden y ha sido gracias a su propio testimonio durante las charlas cuando han tenido constancia en el centro educativo actual de los hechos, pudiendo establecer a modo de prevención una protección personalizada y mantener alerta al tutor y profesores.

En lo que respecta al uso de las redes sociales también han sido varios los testimonios de alumnos que han manifestado que en alguna ocasión se han visto intimidados por amenazas a través de los medios tecnológicos así como dos casos de menores que venían sufriendo acoso por parte de personas adultas que no conocían.

Tras la charla y para finalizar la sesión se realizan una serie de juegos de role-playing de los alumnos con su grupo de iguales para desarrollar habilidades socio cognitivas sobre la violencia y fomentar su preocupación por los demás. Con este método se pretende que interioricen las ideas principales de la charla y lo pongan en práctica de inmediato.

Uno de los principales motivos para diseñar esta parte del proyecto que abarca la actuación con menores ha sido la convicción de que existen muchas posibilidades para que los jóvenes reconstruyan sus identidades de acuerdo con relaciones saludables e igualitarias no jerárquicas basadas en la cooperación y la solidaridad dentro de un clima saludable de respeto mutuo y apoyo.

            Actividad “Buceando en el acoso”:

Cada vez con más frecuencia los medios de comunicación se hacen eco de los casos más alarmantes y que salen a luz pero siguen siendo muchos casos los que quedan en el anonimato y permanecen ocultos haciendo su detección una labor muy complicada.

Cualquier menor es susceptible de ser víctima de acoso escolar o ciberbullying porque este tipo de violencia tanto física como psicológica está presente en todos los ámbitos de la comunidad educativa, por ello es de vital importancia dotarles de habilidades sociales y cognitivas para poder comunicar cualquier tipo de incidente tanto a los responsables del centro escolar como a sus familiares.

A través de las charlas se animan a los alumnos a que tengan la confianza suficiente para contar a sus profesores, tutores y familiares cualquier episodio de acoso que puedan estar sufriendo pero existen casos en los que para los menores es difícil explicar e incluso entender esas situaciones. Se desmiente esa idea de ser chivatos por contar lo que está ocurriendo y se deja patente que con ese gesto aparte de ayudar a su compañero están defendiendo una serie de derechos fundamentales.

Para facilitar esa labor de comunicación desde este proyecto se propone la idea de diseñar y colocar un buzón (“Buceando en el acoso”) en el centro educativo. Se trata de una actividad que está teniendo muy buenos resultados y que sirve para que los alumnos que estén siendo víctimas, tengan conocimiento de un caso de acoso o hayan sido testigos puedan acudir y dejar esa información valiosa dentro del buzón, de manera anónima o bien dando sus datos, para que la dirección del centro tenga constancia y activen el correspondiente protocolo. Sirve a su vez de herramienta de apoyo para que los propios profesores puedan detectar a tiempo cualquier episodio de acoso y evitar que el daño sea mayor.

También se utiliza para que los alumnos hagan llegar sus dudas sobre el uso de las redes sociales o cualquier incidencia que hayan tenido navegando por internet, esa información o dudas son contestadas por los responsables de los centros a través de los tablones existentes a modo de decálogos, consejos, etc.

Otra de las actividades que muchos centros educativos están poniendo en práctica es “El patio de nunca jamás”. Consiste en utilizar las paredes de los patios a modo de lienzo para rotular frases o pintar imágenes que lancen mensajes que fomenten la solidaridad, la tolerancia, el compañerismo y el respeto entre todos los alumnos.

Con ello se consigue que todos los alumnos que salen a disfrutar de su tiempo libre estén recibiendo señales que mejoren la convivencia y apuesten por ese ambiente saludable que la comunidad educativa requiere.

Se viene observando que existe una clara desorientación en nuestros adolescentes para afrontar ciertas adversidades de la vida, resolviendo estas situaciones delicadas recurriendo a la intimidación y violencia para someter a sus iguales.

No olvidemos que la mayoría de los episodios de acoso se dan en las horas de descanso y en los patios, reforzándose esas conductas intimidatorias de los acosadores con sus iguales en los lugares ocultos donde los ojos de los profesores no llegan.

También puede servir como alternativa a la expulsión del centro, los alumnos que deban ser expedientados podrían resarcir esas conductas con trabajos en beneficio de la comunidad escolar como puede ser realizar esos murales inspirados en la prevención del acoso y ciberacoso en los patios de los centros. Con ello se estaría evitando la exclusión aunque existan motivos suficientes de expulsión y se estaría potenciando la inclusión ya que debe existir una protección especial con las víctimas de acoso pero también se debe tener una atención personalizada con los acosadores para analizar los motivos de esos comportamientos e intentar cambiar esas actitudes y conductas agresivas.

            Concurso cortometrajes “El acoso, aunque corto, cuéntalo”.

Desde el Proyecto “No más vidas robadas ni personas anuladas» con la finalidad de mantener viva la concienciación entre los jóvenes e inculcar unos hábitos saludables en las aulas y potenciar el uso responsable de las redes sociales y las nuevas tecnologías, se ha organizado un concurso de cortometrajes titulado “El acoso, aunque corto, cuéntalo” donde podrán participar todos los colegios e institutos implicados en esta iniciativa.

La temática de los cortos ha de ser el acoso escolar y/o el ciberacoso, es decir, los alumnos con esta actividad continuarán trabajando los contenidos y la teoría ofrecida durante las charlas. Se premiarán los tres mejores cortos y todos los cortometrajes presentados al concurso servirán como material de apoyo para ser visionados en las charlas del próximo curso.

Los resultados obtenidos durante estos meses están siendo muy positivos y prueba de ello es el testimonio y satisfacción que trasladan los responsables y tutores de los diferentes centros educativos que tras las charlas descubren como muchos alumnos y alumnas dan el paso a contar las situaciones que pueden estar viviendo u observando, lo que permite al centro educativo a establecer protocolos de protección y prevención.

La esencia del proyecto es erradicar todo tipo de conductas de desigualdad pero también saber identificar y actuar en el caso de que aparezcan, de ahí que el objetivo final del proyecto “No más vidas robadas ni personas anuladas” en lo que respecta al acoso escolar y ciberbullying es el de crear un espacio virtual, a modo de foro o comunidad online, donde puedan acceder todos los centros educativos que se hayan sumado al proyecto para poder compartir experiencias y que sirva como herramienta para ayudarse o asesorarse entre todos ante futuros casos que pudieran aparecer.

CHARLA-COLOQUIO PADRES Y MADRES SOBRE “ACOSO ESCOLAR Y USO DE REDES SOCIALES POR LOS ADOLESCENTES”:

Estas sesiones informativas a padres y madres se desarrollan con el fin de implicar a los familiares de los alumnos en la lucha por erradicar los episodios de acoso en las aulas y corregir todo tipo de conductas violentas en los jóvenes.

Partiendo de la base de que ambas partes, familia y centro educativo, son el eje principal en la prevención y forman un papel básico a la hora de educar y formar a nuestros jóvenes, desde este proyecto se busca fortalecer los lazos de unión y diálogo entre los centros educativos y las familias.

Los padres y madres de los alumnos agradecen las charlas ya que con ellas se intenta acercar la realidad que viven los jóvenes en las redes sociales así como los riesgos y peligros de navegar por internet sin precauciones o medidas de seguridad o el uso irresponsable que suelen hacer en las redes sociales.

Concienciar a los padres sobre la importancia de un uso responsable de las redes sociales es parte fundamental para evitar que los jóvenes sean engañados a través de esas plataformas.

También se facilitan ciertas pautas para detectar y prevenir el acoso escolar así como la importancia que debe darse a los cambios de comportamiento o forma de ser de sus hijos.

Valoran de manera muy positiva esa información que muchas veces desconocen o no llegan a tener presente para valorar esos riesgos que existen.

Uno de los principales motivos para diseñar esta parte del proyecto que abarca la actuación con menores ha sido la convicción de que existen muchas posibilidades para que los jóvenes reconstruyan sus identidades de acuerdo con relaciones saludables e igualitarias no jerárquicas basadas en la cooperación y la solidaridad dentro de un clima saludable de respeto mutuo y apoyo.

Algunos menores al socializarse hacen del poder parte de sus vidas por ello es necesario sensibilizar y fomentar el trabajo en equipo así como la autoestima para reducir la violencia escolar y evitar que en un futuro estos episodios lo reproduzcan con sus parejas convirtiéndose en maltratadores.

Con este proyecto se pretende promover un entorno seguro en el que se pueda prevenir todo tipo de violencia así como discriminaciones en relaciones desiguales donde los jóvenes sepan gestionar las emociones y habilidades para sobreponerse a los fracasos y presiones.

Detrás de cada escolar acosado hay un menor sufriendo un comportamiento aterrador entre su grupo de iguales. Erradicar este tipo de conductas violentas sería el mayor indicador del nivel de desarrollo de una sociedad democrática basada en el respeto de los derechos individuales y la igualdad sin ningún tipo de discriminación.

Entre todos debemos marcar un camino a los menores víctimas del acoso escolar que les lleve a la libertad, al respeto y a la plena igualdad de derechos y condiciones.

ÓSCAR SÁNCHEZ RUIZ 

Agente Policía Local de Elche

Experto en redes sociales, violencia de género y menores

Licenciado en Criminología

Título propio de primer ciclo en Seguridad Pública y Detective Privado

Máster en Igualdad

Máster en Psicología y gestión familiar

Actualmente cursando: Máster en Trabajo social, estado del bienestar y metodologías de intervención social


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *