Browse By

El Hospital General de Elche intensificará la captación de pacientes esplenectomizados para completar su vacunación

Medicina Preventiva del Hospital General de Elche intensificará desde enero la captación activa de pacientes esplenectomizados para completar su vacunaciónvacunacion-vinalopo

  • Se trata de pacientes a los que les ha sido extirpado el bazo
  • La ausencia de este órgano permite una vida normal, pero obliga a tomar algunas precauciones
  • Desde Junio de 2015 hasta la fecha se ha captado activamente a 73 pacientes para su vacunación
  • Los profesionales del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital General de Elche, al frente del cual está el Dr. Juan Francisco Navarro, intensificarán desde enero de 2017 la captación activa de pacientes esplenectomizados para completar su vacunación. Desde Junio de 2015 hasta la fecha se ha captado activamente a 73 pacientes para su vacunación.

    La esplenectomía o extirpación del bazo es una situación clínica que padecen centenares de pacientes en el área de salud de Elche. Se produce tanto por causas accidentales como por mal funcionamiento del mismo: traumatismo o accidente sobre la zona abdominal, enfermedades congénitas de la coagulación (púrpuras), anemias congénitas (esferocitosis, talasemias), cirrosis hepática, linfomas y otros tumores hematológicos, quistes en el bazo, rotura accidental por cirugía abdominal, etc. La ausencia de este órgano permite una vida normal, pero obliga a tomar algunas precauciones.

    El Dr. Juan Francisco Navarro explica que “la falta de función del bazo, bien sea porque se ha extirpado o bien porque éste no tiene su función habitual de forma congénita, ocasiona una alteración de los mecanismos de defensa inmunitaria de los pacientes, ya que el bazo es el órgano encargado de almacenar, controlar y depurar las células sanguíneas (globulos rojos y globulos blancos) de todo el organismo, lo que permite optimizar la función defensiva frente a diversas infecciones. Su falta de funcionamiento, así como su exceso de funcionamiento, acompañado de esplenomegalia o aumento anormal de su tamaño, ocasiona un especial riesgo de las infecciones producidas por gérmenes encapsulados (neumococo, hemophilus influenzae, meningococo, entre otros)”.

    “Por ello, es necesario vacunar a estos pacientes frente a estas infecciones, si se puede con antelación suficiente a la esplenectomía o, si no es posible, a las pocas semanas de la intervención. La aparición además de nuevas vacunas, mucho más efectivas, en los últimos años, como la vacuna conjugada de neumococo 13 valente o la más frecuente del meningococo B, hace que muchos pacientes esplenectomizados en años anteriores a 2013 tengan una protección sólo parcial frente a estas infecciones y sea necesario incrementar su vacunación”, concluye el especialista.

    Un reciente estudio del Servicio de Medicina Preventiva sobre 143 pacientes esplenectomizados entre 2010 y 2015 demostró que sólo están bien vacunados con la nueva vacuna del neumococo 13V el 27.2%, frente al hemophilus influenzae el 71.8%, frente a la gripe el 64.1%, frente al meningococo C el 74.8% y frente al meningococo B el 1.9%.

    La falta de vacunación en cohortes más antiguas, de operados antes de 2010 puede ser aún mayor, por lo que el Servicio de Medicina Preventiva del hospital realizará en 2017 una captación activa de centenares de pacientes esplenectomizados. Las personas en esta situación, que tengan dudas sobre su estado vacunal pueden consultarlo llamando al tfno. de Medicina Preventiva 966-616147.

 


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *